Regalar una joya siempre es una decisión acertada, ya que es un obsequio que perdura en el tiempo y, si además es personalizado, resulta verdaderamente único. 

Las opciones son múltiples: desde grabar el nombre de un ser querido o del receptor del regalo hasta incluir una dedicatoria, una foto o un símbolo compartido.

Pero sin duda la joya que regalas cuando te prometes en matrimonio tiene una simbología única. El aro que se coloca una mujer en el dedo izquierdo no está ahí por casualidad, y es que es justo desde ese dedo de donde sale una vena que va directamente al corazón. 

En nuestro taller de joyería contamos con una gran tradición en el sector, regala la alianza, sortija, solitario o sello que más te guste.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted